Desafio 14



Expediciones
Perfil Humano
Diario
Fotos
 
Buzón
 
Auspiciantes
 
 
     
 

2003: LHOTSE SIN OXÍGENO 8.586 m.

 
 

Los 8.516 metros del Lhotse, la cuarta cima de la Tierra, le habrían garantizado un lugar protagonista en la historia del alpinismo si no hubiera sido por su enorme vecino.

Visto desde Nepal, el Lhotse es la exaltación de la dificultad llevada al extremo. Una gigantesca pared vertical de hielo y roca, considerada la más difícil de todo el Himalaya, y sólo conquistada hasta hoy por una potente expedición rusa en el año 1992.

Entre la cumbre principal y el Lhotse Sar –cumbre este-, se eleva la cumbre central de más de 8.400 metros, aún virgen y considerada por Reinhold Messner como un desafío reservado al alpinismo del siglo XXI.

La cara oeste es, por el contrario, una pendiente nevada y regular que surge desde el valle del silencio. Su corta arista norte muere en el collado sur, a 8.000 metros, desde donde crece hasta ensombrecerlo, el Everest.

PRIMERA ASCENSIÓN

Como prueba de este injusto olvido, el Lhotse fue conquistado por una cordada suiza que formaba parte de la expedición al Everest de 1956. Los primeros en pisar su cima fueron Reiss y Luchisinger, el 18 de mayo.

LA RUTA

La ruta es común a la normal del Everest hasta los 7.700 metros. Es decir, sale del mismo campo base en el Khumbu, remonta la cascada de hielo, el valle del silencio, y cuando pasa bajo la vertical de la cumbre, abandona la ruta del Everest y se dirige directa hacia el Lhotse, a través de un empinado corredor que hiere como una cicatriz gigante y sale a la luz en las crestas cimeras de la montaña.

MIEMBROS DE LA EXPEDICIÓN

Para el Lhotse éramos cuatro compañeros: mis buenos amigos Edurne Pasabán y Ion Goicoetxea del Pais Vasco, y Julio Mesías e Iván Vallejo del Ecuador.

CAMPAMENTOS Y ASCENSIÓN

Siguiendo la vía de ascensión a través del Glaciar del Khumbu, el Valle del Silencio y la Pared del Lhotse, colocamos cuatro campamentos: El CI a 5.900 m. El CII a 6.400 m. El CIII a 7.250 m. y el CIV a 7.700 m.

El día miércoles 28 de mayo a las diez de la mañana mi amiga y hermana, junto con su sherpa llegaron a la cima del Lhotse, sin auxilio de oxígeno suplementario. A las diez y media de la mañana me topé con ellos al pie de la pirámide final de roca, me abracé con ellos, los felicité, lloré con Edurne y continué en lo mío. A las once de la mañana llegué yo también al merengue de nieve que marca el punto más alto de la cuarta montaña más alta del mundo, de igual manera, sin oxígeno. Me emocioné, lloré, recé, recogí unas piedritas para guardarlas en mi bolsillo, me tomé unos autorretratos con el EVEREST a mis espaldas y dejé sola a la cumbre, como la había hallado minutos antes.

Unos cuarenta y cinco minutos después, me encontré con Ion que peleaba también con la escasez de oxígeno. Nos abrazamos un poco más abajo de la pirámide final y continuamos, él hacia arriba, yo para abajo. Ion también llego a la cima sin oxígeno artificial.

 

 

 
 

Lhotse, la cuarta
cima de la Tierra.

Howard Burry la Bautizó como Lho-tse, pico sur en tibetano, ya que queda al sur de Everest

 
 


 

 
www.ivanvallejo.com- email: desafio14@ivanvallejo.com
 ©: Iván Vallejo
 Fotografía: Iván Vallejo
 Diseño: graphus - telefax: (+593 2) 290 2760 - Email: graphus@uio.satnet.net - Quito-Ecuador
 Desarrollada por: MaQuiNet Services