Desafio 14






Expediciones
Perfil Humano
Diario
Fotos
 
Buzón
 
Auspiciantes
 





























     
 

REFLEXIONES A MAS DE 8 OOO M. CON OXIGENO

 

Esta carta fue escrita mientras volaba de
Madrid a Bangkog el viernes 30 de Marzo

Siempre he creído que la comparación es un ejercicio muy valioso, visto desde el lado más positivo que me puedo imaginar, para enriquecer aún más el valor de las diferencias: del ying y del yang, del blanco y del negro, del día y la noche, del hambre y la saciedad, de la angustia y el sosiego, de la risa y el llanto; en fin la lista puede ser bien larga.

Precisamente por ese ejercicio hoy recuerdo gratamente que hace tres días crucé el Atlántico a cuerpo de rey, pues mis amigas de KLM de Quito, tan bonitas ellas, me mandaron desde Quito hasta Madrid en Bussines y eso……eso es otra cosa: La champaña de entrada, la carta de vinos, la especial atención, el menú selecto, pero sobre todo y por encima de todo, que no consta ni en la carta ni el menú pero está implícito, la comodidad del espacio. Ayyyyy bendito todo ese enorme espacio que le otorgan a uno, y en esas condiciones es cuestión de cenar, estupendamente desde luego, y a dormir se ha dicho, como un bebé después de que ha tomado su biberón y le han acurrucado bien calentito.

Navegando así en medio de esa comodidad, en un santiamén llegué a Paris y de allí en otro salto a la capital de España.

Pero eso fue hace tres días, hoy a pesar de que tengo el carné de viajero frecuente en la Thai (Thailand Air Ways) que me sirve para ingresar entre los primeros y tener un mejor sitio al lado de la ventana y nada más, voy como todos…….. en el gallinero, Económica que le llaman. Pero es lindo viajar en el gallinero, todos unidos, juntos y pegaditos como hermanos que somos del Cosmos y del Universo; ahora mismo le tengo a mi lado, casi encima de mi hombro, a un amigo tailandés que viene de vuelta a casa después de visitar Barcelona y Madrid. El, no sé como lo hace, pero duerme plácidamente (o me estará mintiendo) ovillada su humanidad entre el espaldar y los brazos del asiento. Yo en cambio no puedo pegar el ojo desde hace mucho rato. Con el mp3 al oído escucho una selección musical del tipo de Encuentro (el programa de Radio Visión de mi pana Diego): Vicente Amigo, Deep Forest, Chambao, Hevia, etc., etc. Me canso de la música, intento dormir pero no puedo y entonces La Loca de la Casa y yo nos ponemos a conversar y le doy la bienvenida.

Pienso en Karma y a estas alturas (a 10 000 m de altitud, con oxígeno por suerte) me pregunto si existe todavía o no. Si es realidad o es sólo mi fantasía. Si la que se esconde es ella o el que se esconde soy yo. Y si es así me pregunto por qué me escondo. No será que a veces me subo a los ochomiles para esconderme de Karma. Qué será?.

Estando con los ojos cerrados me llega de repente un centellazo a través de los párpados, el golpe de luz me obliga a abrirlos y me encuentro con Harry Potter en la pantalla del avión a por lo menos 120 km por hora volando en su súper escoba escapándose entre las cúpulas del castillo de esa especie de monstruo, mitad gárgola y mitad iguana de Galápagos. Luego aparece Miss Mayoni su compañera y me acuerdo entonces que la Kamila y yo estábamos en el cine viendo el Cáliz de Fuego tomados de la mano, como enamorados, compartiendo un vaso enorme de Nestea, porque esa mañana, por mi entrenamiento, había corrido una larga de 16 km

Ahora que le vuelvo a ver a Miss Mayoni en esta nueva peli en la cual ha dejado de ser niña, cierro nuevamente los ojos y me acuerdo de la foto reciente que se tomaron mis hijos para enviarme de regalo a esta expedición. Ahí está la Kami con la misma sonrisa bella de siempre que ilumina su piel morena, pero ahora dejando de ser niña y de camino a señorita. Para esta ocasión, sin duda, ya ha hecho uso del cepillo y la secadora, se ha virado las puntas y se ha acomodado su cabello negro para lucirlo por encima esas suaves colinas que hoy emergen lentamente de su piel. Mi hijo en cambio, al lado de ella, con su look de publicista: el cabello ensortijado con rizos grandes y espesos, luciendo una chiva (perilla) rala pero bien cuidada. Ella con camisa negra (como la canción de Juanes) y buzo blanco, y él con una chompa Adidas anaranjada, casi fosforescente.

- Un segundito, mirando a la cámara por favor
Click
- Ya esta listo, gracias.

Esta foto me la llevaré a la cumbre.

Después se me vienen imágenes de los carteles tamaño A4 y de los más pequeñitos con el texto Kangchenjunga 8 586 m mi 12avo ocho mil. Sin Oxígeno, que los pegué en las paredes de mi departamento, de mi oficina, en el panel del auto y en mi agenda diaria. Para irme repitiendo todos los días, a toda hora: Kangchenjunga mi 12do ochomil, Kangchenjunga mi 12do ochomil.

Este ejercicio lo hice por primera vez, por pura iniciativa mía, el año 1998 cuando me iba al Broad Peak en mi camino de preparación para el EVEREST, sin oxígeno. En esa ocasión escribí: Broad Peak 8 047 m ES TODO. Y con ese mensaje me afirmaba que estaba soñando, entrenando, esforzándome y trabajando por irme al Broad Peak y lograr su cima. Este ejercicio que lo he seguido practicando todos estos años y que tan buenos resultados me ha dado, para mi ha sido una cuestión de trabar en la FE EN MI MISMO. Solamente en el año 2000 me enteré que el nombre científico que le habían puesto a este ejercicio era Programación Neuro Lingüística.

Que sería de nosotros sin las denominaciones científicas?. En fin lo del nombre es lo de menos lo que cuenta es el aporte y lo resultados

El Cáliz de Fuego continúa y entre que divago y le veo a ratos al pobre de Potter luchando contra su cóctel de hormonas que empiezan a hacer efecto a sus 16, yo cerrado los ojos me pregunto por Karma, me acuerdo de la foto y me repito decenas de veces: Kangchejunga, 8 586 m es mi 12avo ochomil, con la esperanza de dormirme aunque sea un media hora, pero no consigo nada. Concluyo entonces que es un regalo muy simpático volar trece horas de Bangkog a Katmandú en Económica, achurruscado e incómodo sin pegar el ojo ni un instante lo cual me ha dado tiempo e inspiración para prender la compu y escribirles estas divagaciones a 10 000 m de altitud y con oxígeno, por suerte.

Un gran abrazo desde la Thai Airways, en algún punto del mapa entre España y Tailandia.

Con cariño

Iván Vallejo Ricaurte
EXPEDICIONARIO

EMail: desafio14@ivanvallejo.com
Website: http://www.ivanvallejo.com

El proyecto DESAFÍO 14   en el 2006 es posible gracias a los auspicios de: OCP–Ecuador; Diners Club; MoviStar; Marathon Sports

Con la colaboración de:
DHL; Salud S.A; Maquinet Services; Seguros Alamo, KLM-Air France y Tatoo

 

 

 

Anterior Siguiente
 
 


 
   
 
 
www.ivanvallejo.com - email:
 ©: Iván Vallejo
 Fotografía: Iván Vallejo
 Diseño: graphus - telefax: (+593 2) 290 2760 - Email: graphus@uio.satnet.net - Quito-Ecuador
 Desarrollada por: MaQuiNet Services