Desafio 14



Expediciones
Perfil Humano
Diario
Fotos
 
Buzón
 
Auspiciantes
 
 
     
 
DHAULAGIRI 8.167m.
 
 


El Pico XLII del Servicio Cartográfico de la India recibe su nombre del sánscrito Dhaval Giri, que quiere decir montaña blanca. A menudo, y con razón, se dice que a quienes viajaban al Himalaya, cuando preguntaban por el nombre de un pico prominente, se les contestaba Dhaulagiri. Parece que cuando hacía falta un nombre de manera rápida, los lugareños elegían uno obvio. A fin de cuentas la mayoría de las montañas del Himalaya son principalmente blancas.

Si se tiene en cuenta que la mayoría de las montañas de Nepal son consideradas deidades y están bautizadas con el nombre de alguna divinidad hindú, es muy curioso que el imponente Dhaulagiri tenga un nombre tan prosaico como montaña blanca.

El Dhaulagiri con sus 8 167 m es la séptima montaña más alta del mundo, ubicada, junto con el Annapurna, en la parte más occidental de la cordillera de Nepal.
Esta montaña era conocida desde comienzos del siglo XIX, cuando el teniente E. Web hizo unas mediciones por las que se le tachó de ridículo y que le llevaron a decir que esta cumbre tenía 2.000 metros más que el Chimborazo, que en ese entonces se consideraba como la cumbre más alta del mundo.


En la primavera del 2005, al pie del Dhaulagiri.

PRIMERA ASCENSIÓN

Después de varios asedios a la montaña por diferentes expediciones de distintas  nacionalidades, en 1960 el suizo Max Eiselin, utilizando la arista noreste, dirigió una expedición en la que participaron cinco coterráneos suyos, un alemán, el austriaco Kurt Diemberger, dos polacos y un suizo americano, apoyados por un grupo de siete sherpas bajo el mando del sirdar (jefe) Ang Dawa (que fue degradado durante la expedición en parte por su pereza y por la gran afición a comerse los mejores alimentos). El dato curioso de esta expedición es que utilizaron una avioneta para depositar todo el material necesario para la escalada a una altitud de 5 700m, aprovechando una gran planicie de nieve que existe en la vertiente noreste, mirando hacia el Annapurna. Sin duda que los vuelos y los aterrizajes del Yeti, como llamaron al aparato, supuso un récord mundial de altitud para esa época.
Inicialmente la expedición había planeado realizar el ascenso con ayuda de tanques de oxígeno, pero al comprobar que se habían vaciado (sin motivo aparente) no les quedó más que optar por el ascenso con medios limpios fair play.
En el transcurso de seis semanas colocaron seis campamentos de altura, el último de ellos a 7 450 m, lugar al que llegaron la tarde del 12 de mayo. El día siguiente, 13 de mayo, amaneció frío pero despejado y sin viento, un día perfecto para hacer cumbre. Llegaron a la cima a las 12h30 después de haber empleado 4 horas y media en subir los últimos 370 metros. Diemberger y el suizo Schelbert fueron los primeros en alcanzar la cumbre rocosa, seguidos de inmediato por Nawang Dorje, Nima Dorje, E. Forrer (suizo) y P. Denier (alemán). Después de permanecer una hora en la cima descendieron sin novedad hasta el último campamento.

MI PROPIA EXPEDICIÓN

 

LOS DOS INTENTOS ANTERIORES
Por dos ocasiones he visitado antes el Dhaulagiri sin poder conquistar su cima.
A primeros de mayo de la primavera del 2005, después de cuatro semanas de trabajo colocando los campos de altura,  alcancé junto con Iñaki Ochoa, Cristhian Stangel, Nives Meroi, Luca y Romano los 7 850 m de altitud, pero desafortunadamente la travesía que teníamos que realizar para llegar hasta el corredor que conduce a la cumbre estaba tan peligrosa por el riesgo de avalanchas que con muchísima pena tuvimos que darnos media vuelta y bajar sin la cumbre. Duele tomar una decisión de ese tipo, más aún cuando nos faltaban apenas dos cientos metros para la cumbre, pero esas reglas no se las puede pasar por alto, son las reglas de oro, las reglas que te definen entre la vida y la muerte.
Al siguiente año, en otoño del 2006, después de haber logrado la cima del Kangchenjunga, regresé sin compañero occidental de expedición, por lo cual busqué la compañía de Sete Tamang un amigo nepalí a quien conocía desde el año 2001. Nos fue peor en esa ocasión, ni siquiera pudimos pasar de los 6 400 m por el altísimo riesgo de avalanchas que una vez más encontrábamos en el flanco noreste del Dhaulagiri.

 

EXPEDICIÓN 2008
Ahora regreso al Dhaulagiri con un equipo de primera en el campo humano y en el campo deportivo. Tengo además la inmensa alegría de ser una vez más parte del equipo de Al Filo de lo Imposible de Televisión  Española cuyo director Sebastián Alvaro ha tendido la gentileza de invitarme a ser parte de su equipo.
En el Dhaulagiri estaremos:
Edurne Pasabán, mi compañera y amiga con quien he tenido la grata posibilidad de escalar seis ocho miles: Cho Oyu, Lhotse, GII, GI, Nanga Parbat y Broad Peak. Con la cima del Dhaula sumaría diez ocho miles y es una seria candidata para ser la primera mujer en el mundo en llegar a los catorce.
Ferrán Latorre, excelente montañista, de primera línea; sin duda uno de los mejores cámaras de Al Filo de lo Imposible.
Alex Chicón: Mi niño, como le digo yo.
Excelente amigo, gran compañero, fuerte montañista y muy solidario, con el único defecto que le gusta la música punkera. Pero bueno nadie es perfecto en esta vida. Con Alex subimos juntos a la cima del Makalu (8 463 m)
Asier Izaguirre: Primo de Edurne.
Con él compartí el año pasado seis meses de expedición: Annapurna, Broad  Peak y Shisha, que me permitieron descubrir lo solidario, comprometido y buen amigo que es en las jornadas de montaña.
Fernando Gozalez-Rubio. El Fercho como es su nombre artístico.
Con este compañero colombiano tan buena onda, entusiasta, excelente copiloto cuando hacemos equipo y con muy buen sentido del humor, me iría a escalar en cualquier lugar del planeta. ¿Cómo se lo puede describir? Para que tengan una idea, el 100 % de su Ipod tiene salsa y merengue.
Las dos primeras semanas de la expedición el Sebas nos acompañara en el campo base. Sin duda, la presencia de él al inicio de la aventura será un gran aporte para el desarrollo de nuestra expedición.

Con este equipo de primera me voy a subir, Dios mediante, hasta la cima del Dhaula y completar mis catorce ocho miles.
La vía por la que iremos será la misma que usaron los primeros escaladores en mayo de 1960 y por la que he estado en los dos intentos fallidos.

IVAN VALLEJO RICAURTE
EXPEDICIONARIO


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 


 

 

 

 

 

 

 
www.ivanvallejo.com- email: desafio14@ivanvallejo.com
 ©: Iván Vallejo
 Fotografía: Iván Vallejo
 Diseño: graphus - telefax: (+593 2) 290 2760 - Email: graphus@uio.satnet.net - Quito-Ecuador
 Desarrollada por: MaQuiNet Services