Desafio 14



Expediciones
Perfil Humano
Diario
Fotos
 
Buzón
 
Auspiciantes
 
 
     
 
2005: DHAULAGIRI 8.167m.

 
 


DESCRIPCION DE LA MONTAÑA

El Dhaulagiri con 8.167m de altitud es la séptima montaña más alta del mundo  y se encuentra ubicada en el lado occidental de la Cordillera del Himalaya en Nepal, apenas a 60 km, en línea recta, al Sur del Annapurna.
Su nombre proviene del sánscrito Dhavala giri y significa “Montaña Blanca”.

ACERCA DE MI EXPEDICION

MIEMBROS DE LA EXPEDICION:
Para esta ocasión participe como miembro de un grupo internacional conformado en su mayoría por italianos: Romano y Nives Meroi, Luca S., Roberto Alloi, Mario N., Klemen Gricard ( Eslovenia), Peter Guggemos (Alemania), Christian Stangl (Austria) e Iñaki Ochoa (España).

COLOCACION DE CAMPAMENTOS:
Ubicamos el Campamento Base a 4.800m aproximadamente, en la vertiente Sur Oeste de la montaña. A partir de allí colocamos el C1 a 5.800m al final de la cuenca glaciar donde se inicia la larga arista que conduce casi hasta la cima del Dhaulagiri, el C2 a 6.400m en plena arista, y el C3 a 7.200m.

RESUMEN DE LA AVENTURA:
Después de haber colocado y establecido los campos 1 y 2 en el transcurso de las dos últimas semanas de Abril, quisimos aprovechar que una expedición de unos colegas coreanos había llegado  a la cima el 1 de mayo (ayudados por dos sherpas y una cantidad impresionante de oxígeno). Eso significaba que teníamos huella abierta hasta el punto más alto de la montaña, con las ventajas que eso significaba. A partir de este argumento preparamos mochilas y salimos desde el CB rumbo a la cima.

El 3 de Mayo, a las 11 de la mañana, nos hallábamos a cerca de 7.900m siguiendo la huella de los coreanos rumbo a la cima. Pero oh sorpresa unos metros más adelante comprobábamos que dichas huellas llegaban a cualquier parte menos a la cima del Dhaulagiri. Tanto coreanos como sherpas de Nepal, alcanzaron un punto de la arista que está, cierto es, a 8.000m de altitud, allí se abrazaron, sacaron las banderas, se tomaron las fotos y se felicitaron, como se hubieran alcanzado la cumbre, pero…..no había tal,  por ningún concepto ese punto era el más alto del Dhaula.

Después de reconocer semejante cuentazo de los coreanos nos vimos obligados a desandar lo andado, buscando el verdadero sitio de ingreso a la cima. Pero para esas horas (medio día y con un Sol abrasador) la nieve había reblandecido demasiado y realizar la travesía que necesitábamos, para tomar el camino correcto, significada correr un altísimo riesgo de avalancha. Con mucho dolor tomamos la decisión de abandonar el intento y devolvernos a escasos 150 m de la cumbre, eso sí con la esperanza de poder lograrla en las semanas siguientes.

De vuelta en el CB pensando en una nueva oportunidad veíamos con angustia que las posibilidades se venían a menos, pues el mal clima y las continuas nevadas no nos daban tregua. Cuando vimos alguna chance arrancamos desde el CB, sin poder llegar ni siquiera mas allá del C1, pues la tormenta volvía a estropear nuestras ilusiones. Esperamos por un intento más, mientras veíamos muy preocupados como se acumulaba, cada día, más nieve fresca en la montaña por las puntuales nevadas de las tardes.

Imaginándonos que se trataba de una nueva ventana de buen clima, salimos una vez más desde el CB pensando en la cima. Cerca de llegar al C1 vimos con asombro que una avalancha de proporciones gigantescas había cambiado la vía de acceso hasta ese lugar. Sin embargo continuamos hasta el C2, allí habíamos corrido peor suerte, el campamento estaba sepultado completamente por otra avalancha. Christian y yo, después de horas de esfuerzo, logramos rescatar el campamento con la intención de continuar al día siguiente; pero en horas de la tarde una nueva tormenta con rayos y truenos nos obligó a replegarnos asustados hasta el C1. Al final de la tarde llamamos por teléfono al CB del Annapurna para averiguar cómo estaban  las condiciones en esa montaña, con la intención de irnos para allá, y recibimos la muy triste noticia de que esa misma mañana había caído una avalancha de proporciones enormes matando a Christian Kutner, montañista austriaco para quien el Annapurna iba a ser un último ocho mil en el proyecto de los catorce.

Cuando yo escuché esta noticia, no lo pensé dos veces, hice maletas, guardé mis cosas y me despedí del Dhaulagiri, rumbo a casita a cargarme de energía y amor con mi hija Kamila.

El Dahula no se irá, allí estará por siempre, y yo volveré, desde luego, soñando en llegar a su cima.

 

IVAN VALLEJO RICAURTE
EXPEDICIONARIO

 

 

 

 

 

 

 

Su nombre proviene del sánscrito Dhaula Giri que significa Montaña Blanca

 
 


 

 

 

 

 

 

 
www.ivanvallejo.com- email: desafio14@ivanvallejo.com
 ©: Iván Vallejo
 Fotografía: Iván Vallejo
 Diseño: graphus - telefax: (+593 2) 290 2760 - Email: graphus@uio.satnet.net - Quito-Ecuador
 Desarrollada por: MaQuiNet Services