Desafio 14






Expediciones
Perfil Humano
Diario
Fotos
 
Buzón
 
Auspiciantes
 





























     
 

 

De camino a la cima (3)

 

AL PIE DE UNA ESPECIE DE PERITO MORENO

 La tarde del 22 de mayo llegamos a 6 400 m y colocamos el Campo 3 justo debajo de un conjunto abrumador y enorme de bloques de hielo; de antemano ya sabíamos que este lugar representaba el paso clave para continuar el ascenso hacia el Campo 4. Justo al pie de ellos plantamos cuatro carpas para los ocho que éramos, en realidad nos quitaba la respiración la sola idea de pensar que en cualquier rato podía venirse abajo cualquiera de esos armatostes de hielo y con ello nosotros quedar sepultados, en el mejor de los casos o salir barridos hacia el vacío, en el peor de ellos. Pero es que… no había donde más colocar las tiendas.

 Desde donde están las tiendas, esa marejada de hielo tiene pinta de pocos amigos y no se ve evidente ningún paso que nos permita superar los verticales ciento cincuenta metros de esas torres de hielo y acceder al camino que nos lleve hacia el Campo 4. La información que tenemos de la expedición del año pasado de S. Mondinelli no cuadra con la realidad, es cierto que ahí están  los restos de las cuerdas que el ha colocado pero…

Ya colocadas las tiendas, inmediatamente Sergey y Andrew se calzan el mono de plumas, toman cien metros de cuerda y salen en búsqueda del famoso paso entre los serács. Fernando y yo fundimos nieve mientras ellos bregan en el laberinto.

Una hora después vuelven no con tan buenas noticias: han encontrado las cuerdas que la expedición de S. Mondinelli fijó el año pasado pero, llegado el caso, desembocan en una descomunal  grieta de quince metros de ancho. Con ese panorama desalentador, fin de la jornada del lunes 21 de mayo. Mañana será otro día.

En la carpa cada quien a tomar sopita, cocinar arroz y mezclarlo con sardinas en aceite de oliva, después hacer agua y beber, beber mucho. Mientras cenamos siento que hace bastante frío dentro de la tienda… o sea que afuera, ni les cuento.

Tengo que hacer pís.

¾Fercho me prestas tu botella porfa?

 Después del trámite y las peripecias que hay que hacer dentro de una carpa pequeñita, sin más a  la bolsa de dormir. Almohada improvisada, regular comodidad, un poco de música del MP3, rezar y hasta mañana. A propósito de rezar, Fernando me insiste en que una de las oraciones, hay que hacerla pidiendo porque ese Perito Moreno que tenemos encima de nuestras cabezas no se derrumbe esta noche. Cómo me río con la definición de Perito Moreno.

 


Preocupado con esa especie de Perito Moreno encima de nuestras cabezas…
es  que no había donde más colocar las tiendas. Sergey se dirije al pie del enorme serác.

 

 ¿PARA QUÉ SALIR?

 Martes 22 de mayo:

Suena el despertador a las cinco de la mañana. ¡Cinco minutitos más por favor! Como siempre. En ese tiempo pienso, ordeno mis ideas y planifico lo que voy a hacer cuando se acaben los cinco minutos, que ojalá sean bien largos: comenzando por la nariz salir de la bolsa de dormir bien despacito, para que no nos caiga la escarcha en la cara. Sentarme, terminar de despertarme con el primer golpe de frío en los mofletes, mover a Fernando para que se levante y moverme yo también hasta la puerta de la tienda para alcanzar  la cocineta, prenderla, colocar los trozos en la cazuela y hacer agua para el desayuno.

 ¿Cómo irá el tema del serác?
¿Habrá paso o no?
¿Y si no hay. Qué hacemos?
No te preocupes, si ha de haber…
Es que la verdad desde acá abajo se ve bien jodido el asunto.

Así, hablando solo pero en silencio, me pilla el final de los cinco minutos y como un verdugo pequeñito suena la alarma con su usual inclemencia. Entonces siento un ancla enorme y pesada que me ata a la bolsa de dormir. Afuera de mi chiquerito hace frío, las paredes interiores de la tienda están heladas, llenitas de escarcha y de hielo.

¿Para qué salir?
Vamos, vamos, hay que salir para subir al Campo 4 y mañana a la cumbre.
Ah bueno, entonces hay que salir.

 A las siete y media de la mañana todos estamos desayunados, fuera de las tiendas y calzados el traje de plumas porque hace frío. Hay que resolver el paso del serác.


Edición: Doris Arroba

 

 

Iván Vallejo Ricaurte
EXPEDICIONARIO

 

 

 

Anterior Siguiente
 
 


 
   
 
 
www.ivanvallejo.com- email: desafio14@ivanvallejo.com
 ©: Iván Vallejo
 Fotografía: Iván Vallejo
 Diseño: graphus - telefax: (+593 2) 290 2760 - Email: graphus@uio.satnet.net - Quito-Ecuador
 Desarrollada por: MaQuiNet Services