Desafio 14






Expediciones
Perfil Humano
Diario
Fotos
 
Buzón
 
Auspiciantes
 





























     
 

 

DESDE EL PIE DEL ANNAPURNA

Martes 10 de abril de 2007

 Amigos queridos del Ecuador y del mundo:

 Reciban un cálido abrazo desde nuestro Campamento Base al pie del Annapurna a 4 250 m de altitud.

Hoy día martes hemos volado en helicóptero directamente desde Katmandú hasta este sitio. En apenas una hora se han abreviado los siete días de la caminata de acercamiento que, si bien dicen es uno de los recorridos más bonitos de los senderos del Himalaya, y ya que nuestro objetivo fundamental es alcanzar, Dios mediante, la cima del Annapurna, hemos dejado para la vuelta. En lo personal, siempre que es posible, prefiero cambiar la caminata de acercamiento por vuelo en helicóptero y llegar al pie de la montaña cuanto antes para comenzar con el objetivo propuesto. Si se puede hacer analogía con una competencia deportiva, realizar la caminata de acercamiento sería como ir a pie a la pista del estadio donde tendría lugar la competencia; o bien que la selección de fútbol fuera caminando desde el sitio de concentración hasta la cancha de juego. Con esto no quiero decir que esté mal caminar. No, en absoluto, sino que el objetivo principal es la competencia, el partido de fútbol y en nuestro caso, escalar la montaña.

 El vuelo fue precioso. Recorrer este Nepal y admirarlo desde el aire siempre es un derroche de belleza y grandiosidad. Nada más despegar de Katmandú observé la sombra del helicóptero que lame, da saltos y acaricia ese tapiz aterrazado y verde de los arrozales que se tienden a lado y lado del río Bagmati; luego, la oleada de desfiladeros profundos, apretados unos a otros con cabelleras abundantes de pinos y rododendros; después, por encima del todo, el gran Himalaya. El helicóptero, confrontado con esos paredones inmensos de granito y hielo, es apenas la cabeza de un alfiler. A través de la ventanilla, uno a uno nos vamos asomando para sorprendernos con semejante arquitectura; aparece el Machapuchare, 7 000 metros de altitud, perfectamente esculpidos en piedra, semejándose a una inmensa cola de pez que es lo que significa precisamente Machapuchare. Macha: pez, Puchare: cola. En esas paredes tan abruptas precariamente se sostiene la nieve de los glaciares y desde allí se descuelgan decenas de cascadas que se suicidan con pereza botándose al vacío. La muerte también puede esperar.

 


El Machapuchare (Cola de pez): 7 000 m de altitud perfectamente esculpidos en piedra

 

Con un nuevo giro del inmenso bicho con aspas, que lleva por los aires cerca de mil kilos de peso, entramos en la pared oeste del Annapurna, una tapia descomunal y enorme, casi cinco mil metros de desnivel desde el pie de la vertiente a 3 600 m, hasta los 8 091 m de la cima. Que montaña tan bella. Que montaña tan grande. Después cruzamos una garganta muy angosta que, a manera de puerta, nos lleva hasta un descampado de rocas y nieve a donde suavemente se deja caer la nave buscando tierra. Nos asentamos a 4 250 m.

En medio del estruendo de las turbinas y los torbellinos de viento bajamos las cargas una a una, el viento nos golpea en la cara  y el frío nos muerde las manos. La panza del helicóptero se queda vacía, Yostakov, el piloto, levanta el pulgar y se eleva de nuevo por los aires.

 Hemos llegado al pie del Annapurna.

                                                                                                 


Hemos llegado al pie del Annapurna. En la parte más alta aparece la arista de la cima

 

 

Edición: Doris Arroba

 

Iván Vallejo Ricaurte
EXPEDICIONARIO

 

 

 

Anterior Siguiente
 
 


 
   
 
 
www.ivanvallejo.com- email: desafio14@ivanvallejo.com
 ©: Iván Vallejo
 Fotografía: Iván Vallejo
 Diseño: graphus - telefax: (+593 2) 290 2760 - Email: graphus@uio.satnet.net - Quito-Ecuador
 Desarrollada por: MaQuiNet Services